jueves, enero 17, 2008

El amanecer de un nuevo día



Un día
abracé mi almohada
buscando tu calor, no estabas
sin embargo
sentí reconfortante el recuerdo de tu cuerpo.

Un día
escuché un beso al teléfono, no estabas
sin embargo
rozaste con tu piel mi piel.

Un día
estreché mi cuerpo
con un extraño, no estabas
sin embargo
te sentí en él.

Un día
desperté del sueño
y me invadió la tristeza.
No estabas.

Hoy es el amanecer de un nuevo día.

Carina A. Acosta
FOTO: Pintura de Vanesa Bell (retrato de Virginia Wolf)

3 comentarios:

  1. Cuando en tu puerta me aparezca un día
    mirandote a los ojos del recuerdo,
    recorreré tu espíritu para que allí me reconozcas.

    Le cantaré poemas a tu alma
    llenándome de fuego entre tu piel
    y si mis besos se quedaran dentro
    no habrá distancia entre tu ser y mi ser.

    ResponderEliminar
  2. Oh qué bello beso para mi alma.
    Gracias Gerardo!

    ResponderEliminar