miércoles, mayo 09, 2012

Regocijo visionario (1)



Tras tus ojos brillantes de quimeras
dejabas claro un matiz de intelecto
reluciente pasión que regocija el a solas.

Acariciando despacio el espacio
en que habita el abrazo cálido
donde las palabras vibran de luz propia.

Yo cobijaba un animal
que iba curando sus heridas
en cada tramo soltado en golondrinas.

Tuvo el presagio su momento
su querer ser epifanía
su volar por sitios inundados
de todo aquello que de esencia bebe.

¿Quién elige cuando la intuición elige?
¿Dónde puede predecirse lo espontáneo?
La mirada observa el imposible
nombra la presencia sin nombrar, sin nombres.

Un ocho descalzo descansa, como moebius pintado de infinito.

FOTO: Codex Leicester, by Leonardo da Vinci

2 comentarios:

  1. Exacto, poeta: ¿Quién elige cuando la intuición elige? Esa extraña mujer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, poeta!

      Eliminar